Rumiaciones

entrada

Más allá de Patria

Probablemente ya conoces o, mejor, ya has leído Patria (2016) de Fernando Aramburu, lo cual está muy bien; Patria es una buena novela. Quizás has visto también la serial de HBO basada en la novela, con Elena Irureta como Bittori y Ane Gabarain como Miren junto a varios otros actores vascos y vascas..., lo cual también está muy bien.

Para los estudiantes de castellano, Patria (la mini serie) es una buena oportunidad de oír otros acentos de la Península... además de acercarse a la lluvia de Euskadi. Una buena oportunidad también para acercarse a lo que fue el conflicto vasco y ETA.

Pero Patria de Aramburu no es de ningún modo la única novela disponible sobre este asunto... y como ficción no es ni siquiera quizás la más recomendable. Creo que hay muchos aspectos y detalles de la narración que Aramburu resuelve con mucha maestría, destreza narrativa en el desarrollo de la trama y, lo que me parece más importante en un escritor, cariño, pasión y amor por su tema. Eso no hay duda que Aramburo lo tiene de sobra.

Por otra parte, hay varios otros aspectos que la novela adolece... Aramburu perpetúa, por ejemplo, el mito, el estereotipo de la madre vasca... y el de la devoción a San Ignacio.
Vale; está bien; es el sentido de Aramburo; legítimo como el que más.

Para mí, el aspecto más problemático en Patria es el escaso desarrollo y complejidad de Joxe Mari, el etarra hijo de Miren y asesino del Txato, el marido de Bittori... y me parece problemático y... triste porque es una oportunidad perdida...

Al hacer de él un personaje tan plano y de tan escasa capacidad intelectual, Aramburu paradojalmente reduce lo trágicamente doloroso que fue ese conflicto...

Hombres y mujeres de otra manera inteligentes y capaces, cayendo fanáticamente en ese desvarío monstruoso que desembocó en un terrorismo feroz, irracional e indiscriminado.

¿Hay que recordar que Txabi Etxebarrieta (1944 – 1968), uno de los fundadores de ETA, también el primer etarra asesino —del guardia civil José Antonio Pardines (1943 – 1968)— y también el primer etarra caído un día después en un enfrentamiento con la Guardia Civil, fue además de uno de los fundadores de ETA, un dedicado escritor y poeta?

En fin, que me gustaría haber encontrado en Patria más complejidad, más voces; no para justificar el desvarío de ETA; no para justificar un terrorismo indefendible. Simplemente, más complejidad para situarlo en un contexto más amplio.

¿Hay otras mejores alternativas a la novela de Aramburu?

No tengo aun una respuesta definitiva..., aunque puedo sugeriros unas pocas buenas aproximaciones. Creo que hay buenos cuentos los que, con su multiplicidad de voces narrativas, esbozan un panorama más amplio, sin dejar de apuntar el desvarío monstruoso en el que terminó ETA.

Una primera lista incompleta y provisional:

Letargo (Bizia lo), el libro de cuentos breves de Jokin Muñoz y también su novela El camino de la oca (Antzararen Bidea).

Como si todo hubiera pasado, un libro de cuentos breves de Ibán Zaldua y su novela La patria de todos los vascos.

Retratos en blanco y negro, viñetas de la infancia y juventud de Arantxa Urretabizkaia.

Polvo de Eta, un ensayo de Joseba Zulaika. Aunque publicado por primera vez en el año 2007, todavía (haciendo mentalmente los ajustes necesarios) se lee con interés y provecho.

El eco de los disparos de Edurne Portela, un excelente estudio sobre la violencia en Euskadi y su presentación en el cine y la literatura. Incluye una magnífica guía bibliográfica.

Para leer algo escrito por una etarra...

Yoyes desde su ventana, páginas del diario de María Dolores González Catarain (1954 – 1986), una de las pocas mujeres que fueron dirigentes de ETA, asesinada luego por su misma organización.

Documentales... Hay muchos: señalo uno que provocó no poca controversia:

La pelota vasca. La piel contra la piedra (2003) de Julio Medem, el director y guionista de la película Vacas (1992) cuya enigmática metáfora nos lleva al periodo de las guerras carlistas... que anteceden a todo el llamado conflicto vasco de nuestros días.

Por ahí podemos comenzar, pero hay mucho más.



© 2013 - 2024, Román Soto Feliú. All rights reserved.