Rumiaciones

entrada

Raquel Lanseros

Ya desde Croniria (2009) va quedando claro que una de las cosas que le dan vuelta en la cabeza a Raquel Lanseros (en la cabeza o en el alma o en las tripas) es el tiempo. De una manera atravesada el tiempo —el viejo griego cronos—se funde con historia: la de nuestros padres y abuelos con la nuestra.

De ahí: croni–ria.

Croniria es una palabra inventada...
Aquí he preferido fusionar tiempo e historia; en otros sitios he visto que han preferido fusionar tiempo y sueños —oniros o los oneiroi, los dioses que gobiernan los sueños.

El tiempo de una generación —la de ella; la mía, sin ser la de sus padres, es la inmediatamente anterior a la suya— que se despertó asombrada a un mundo nuevo en el que felizmente boquiabierta cargaba, sin embargo, con el espejo sobre el que, como Alicia, veía reflejado el pegajoso y porfiado pasado cercano.



El espíritu de una época

Saber es una cosa

otra muy diferente es comprender de veras.


Cuando uno nace con el corazón

latiendo entre las piernas

en medio de un país recién soltado el pelo

el tiempo huele a pan, huele a horizonte

y vete tú a saber, a fiesta en la terraza

a fugerti invida aetas: Carpe diem.


Nuestros padres soportan sobre el vientre

ruido de cremalleras que separan

el siglo diecinueve

    del siglo veintiuno.


Con la misma soltura

que arrimamos el hombro en la matanza

    nos aprendimos las letras de Bon Jovi.


Nos bendijo el cuidado de una ascendencia suave

certera en el afán de sacrificio.

Tuvimos las lisonjas de la vida al rescate

ropa de marca, viajes, sexo universitario

madrugadas de sábado y lecciones de esquí.


Cómo se mezcla el mundo en nuestros ojos

cómo se difuminan el orto y el ocaso

tatuajes, piercings, rastas

el lento declinar de los carros de bueyes.


Aquí estamos

perplejos

transparentes, atónitos

      radiantes

            boquiabiertos.


Nosotros, la promesa

los hijos confiados de los años setenta

diminutas alicias a través del espejo

híbridos del pasado y del presente.

“El espíritu de una época”
Croniria (2009)

Matria es otra palabra inventada.

Es el femenino de patria, ¿verdad?

Sí, y también suena como madre y como matriz.

Matria es bilingüe.

—Claro; hay dos poemas en inglés.

—Sí, pero no es eso a lo que me refiero.

Matria es bilingüe porque afinca un diálogo.

Entre lo viejo y lo nuevo (continúa Croniria).

Y más allá, entre España y América: aprende a decir ustedes.

Toda América (no te confundas).

Entre un canto (un modo de cantar) y otro.

Entre la historia (de nuevo esa historia) y lo por–venir.

Entre la madre y la hija.

Entre esta madre y su hijo.

Matria es bilingüe también, porque es alabanza y denuncia.

Grito de alegría y de dolor.

Canto a la alegría de estar vivo y al dolor de estarlo.

La unión y la separación; la esperanza y el abandono.

Por sobre todo, Matria es celebración gozosa del lenguaje y de las palabras.

Me ha dado trabajo decidir cuál o cuáles poemas de Matria poner aquí...

Es necesario leer todo el libro.

Con calma, eso sí; uno por uno.

Entre cada poema, te insto a que des un paseo por tu barrio,

a que le des una mirada a una anciana caminando sola cargando la bolsa de la compra,

una mirada a un niño jugando en el parque con sus amig@s,

a un gato perezoso calentándose al sol,

a una fotografía;

una de esas que guardas al fondo de una gaveta...

o en Instagram, si eres más joven que yo.

Aquí va un primer poema; casi al azar.

Amor propio

Aún no la conozco, pero sé que me piensa.

Me contempla también, de vez en cuando.

Tiene fotografías, vídeos, grabaciones

quién sabe si hologramas.


Mientras yo me preocupo

por cualquier nimiedad cuyo fin no recuerda

ella sueña la dicha que sería

volver a estar un rato en mi lugar.


La anciana que seré me quiere más que yo.

No sé cómo irás a leerlo tú, pero fíjate en ese crucial adverbio “un rato...”

Tan sólo un rato.

Aquí va otro.

El sol que nos alumbra

El sol lo ha visto todo

por eso en su discreta perfección

no juzga los motivos terrenales.

A rienda suelta en su perpetuidad

se nos va regalando sin reproches.


Sí, ya lo ha visto todo

los clubes exclusivos

las suites en un hotel con helipuerto

los aviones privados

los campos de golf lúbricos

el vaivén de los yates de lomo satinado

los martinis sapphire.


Nada que no haya visto

las muñecas atadas a la espalda

los mass media cianúricos

las celdas de aislamiento

los golpes con toallas empapadas

los presos preventivos

los electrodos sobre los testículos.


Allá, tan por encima

ha visto siempre la bala y el gatillo.

El evidente vínculo

entre todas las cosas que ilumina.

Matria comenza con una serie de preguntas:

¿Quién es el ser humano más libre de la Tierra?

¿Quién es capaz de nacer más de una vez?

¿Quién habla con los árboles? ¿Quién llueve?

...

¿Quién emprende una gesta aun a sabiendas de una

derrota cierta?

...

“La loca más cuerda”
Matria (fragmento)

La búsqueda de respuestas Raquel Lanseros la hace en el terreno del diálogo. Consigo misma, con sus recuerdos, con los de sus colegas poetas a los que invoca: Discépolo, La Pera, Los Jaivas, Parra, César, Petrarca, Federico y Alejandro... Ema Elena Valdelamar...

Todo corazón

Laten dentro de mí dos corazones.

Uno lleva conmigo cuántos años

desde que el sí y la sangre

supieron inscribirme en el azar.

El otro es breve y frágil

apenas perceptible

aún cuenta por semanas su presente.

...

Uno... está hecho de memoria, vibración y gemido.

...

El otro es un proyecto de espesura...

“Todo corazón”
Matria (fragmento)

Un último poema, cuyo título es una variación de “Poética”.

Benedetto sia'l giorno e'l mese e l'anno
e la stagione e'l tempo e l'ora e' punto
Francesco Petrarca

...

¿Quién sino la Poesía

vitrina de lo apenas vislumbrado

los ojos vigilantes

destacamento rumbo a la verdad?

...

Bendito sea el día, el mes, el año

y la estación, el tiempo, la hora, el punto

en que nació: Poesía

que sabe hablar con Dios y nunca muere.

“Para qué la Poesía”
Matria (fragmento)

Vale.


Raquel Lanseros (Jerez de la Frontera, 1973) es una de las más destacadas poetas españolas contemporáneas galardonada con numerosos premios y diversos reconocimientos a su bello trabajo al que ya lleva varias décadas dedicada.
Croniria (2009) fue publicado por Ediciones Hiperión.
Matria (2018, segunda edición 2023) se encuentra en la Colección Visor de Poesía (Visor Libros). Contiene 45 poemas breves, desde una página hasta dos o tres, con numerosos epígrafes de los autores con los que Lanseros establece un fructífero diálogo. Dos de los poemas son en inglés con una traducción al castellano al pie de la página.
Otro de los libros de Raquel Lanseros es Las pequeñas espinas son pequeñas (2013), también publicado por Hiperión.

Músico callejero en Barcelona


© 2013 - 2024, Román Soto Feliú. All rights reserved.