Rumiaciones

entrada

La izquierda retrógrada y antisemita

En otro lugar ya he escrito lo que pienso / aspiro sobre Netanyahu, sobre el pueblo palestino y sobre mi pueblo judío. Entonces no necesito volver a hacerlo.

Demás está decir que en estos días —mediados y fines de enero de 2024— siento desazón —disgusto, pesadumbre— y desaliento. Un disgusto y pesadumbre que se acrecienta cuando leo los comentarios y opiniones sobre la guerra Israel – Hamas vertidos por gente de izquierda.

Hace algunas semanas, David Grossman publicó en El País un artículo en el que se quejaba de la poca, escasa, nula, solidaridad hacia el pueblo judío mostrada por la izquierda.

Pocos días después, en el mismo diario, el columnista habitual Sergio del Molino se quejaba de la poca precisión de Grossman: ¿de cuál izquierda hablaba Grossman?

No puedo responder por Grossman, pero si me lo preguntáis a mí tengo al menos dos respuestas:

La izquierda del PC de Jadue es también una izquierda racista al declarar que todo un grupo cultural y étnico, con toda la variedad que se encuentra entre nosotros, no podría ser de izquierda sólo por el hecho de serlo: eso es simple y claramente un racismo claro y vergonzante.

Por otro lado, Carmen Hertz cae en la trampa racista y sectaria de Jadue cuando le contesta con una larga lista de conocidos judíos de izquierda... como si ser un judío de otra inclinación política les impediría ser una persona de bien. No es por ahí por donde se debe condenar el racismo y el sectarismo del alcalde de Recoleta.

En Chile, la izquierda de Daniel Jadue; en España la de Podemos, específicamente la de Ione Belarra. Jadue y Belarra tienen todo el derecho a apoyar la causa del pueblo palestino. Estoy con ellos en la aspiración de una Palestina libre y soberana...

Yo deseo esa Palestina soberana junto a Israel, pero ni Jadue ni Belarra aceptan la legítima existencia del estado judío. Así, son antijudíos, antisemitas y racistas.

Jadue y Belarra pasan de protestar en contra de los asentamientos ilegales por parte de israelíes integristas... a negar la existencia legítima de Israel cuando hablan de 75 años de ocupación... es decir, cuando inician esa supuesta ocupación en 1948.

Así son anti sionistas en el sentido más amplio de la palabra.

No ya un sionismo integrista, sino también el sionismo que simplemente aspiraba antes a la legítima creación del estado de Israel y, ahora, aspira a su defensa y continuidad.

Junto a muchos otros judios de izquierda –o no— este es un sionismo al que me adhiero y desde ésta muy pequeña hoja (leída, si acaso por cuarenta y pico personas) también defiendo.

Siguiendo con la hebra, pelando otra capa de la cebolla, la izquierda del PC de Jadue y la izquierda del Podemos de Bellarra es también una izquierda retrógrada y reaccionaria al defender y apoyar a regímenes dictatoriales como los de Putin, como los de Ortega, como los de Maduro, como los de al–Assad, como los de... en fin la lista es larga.

Es, para decirlo con palabras de otro dictador, un infantilismo; una pereza mental, una nostalgia por un pasado (el de la supuestamente gloriosa Unión Soviética) en el que todo parecía tan claro y progresista, pero que en realidad nunca lo fue.


© 2013 - 2024, Román Soto Feliú. All rights reserved.