Grosellas

  Hebras narrativas

Dos espumas frente a frente.
Una verde y otra negra.
Lo que la verde pujaba,
lo remejía la negra.
La verde reverdecía.
Rompe, furiosa, la negra.

Blas de Otero
Con la inmensa mayoría

Barajas

Barajas, jueves 24 de octubre de 1974

Después de la desaparición de Aníbal, Monche se asiló en Madrid.
Llagostera le dio una carta para Xavier Castelló y le aseguró que allí las cosas cambiarían para mejor muy pronto.

Xavier esperaba a Monche con una rosa roja en la mano.

A pesar de la enconada oposición de su marido, el paisaje en un Iberia se lo compró Teresa. Mercedes, sentada con sus ojos secos en un rincón, no podía ni con su alma ni con su hígado; pero Monche ya bajaba del altillo en calle Portales con su maleta y un bolso cuando Tomasa le alcanzó un sobre y le dijo:

—Montserrat, toma; son dólares; pocos, no te creas; pero no es mucho más lo que tengo... A Casimiro no le volví a ver; pero a ver si tú tienes más suerte.

—Gracias, Tomasa... de verdad que...

—Déjate ahora de bobadas; cuídate, Cabezadura.

Allí estaba; saliendo a la izquierda detrás de la doble puerta, de camisa blanca, pantalones negros y chaqueta azul marino, con una rosa roja en la mano.

—Bienvenida —le dijo.



Monche en Lavapiés.

Última modificación: 13 de noviembre de 2023.



  Hebras narrativas




© 2014 - 2024, Román Soto Feliú.
All rights reserved.
Puedes leer el texto y compartirlo con tus amigos o amigas, proporcionándoles un enlace a esta página;
no puedes reproducirlo o cambiarlo de ninguna manera ni usarlo con fines comerciales.