Yo lo soñé impetuoso, formidable y ardiente.

Agustini