Cosas de la tangente



Rumia: Siglo XVII, Murillo y el hambre

La dulce sonrisa de la mujer más joven y la risa apenas contenida y el sonrojo de la mujer más vieja son los dos aspectos que hacen que “Dos mujeres asomadas a la ventana” de Bartolomé Esteban Murillo (1618 – 1682) esté entre mis favoritas al mismo tiempo en que me es imposible dejar de pensar que con ella y otras de sus creaciones en este género de escenas de la vida cotidiana, el sevillano Murillo anticipaba la espontaneidad de la instantánea.
 Continúa



Rumia: Cien años de Veinte poemas de amor

En las últimas cuatro décadas, ha envejecido mal; impotente, incapaz de salir airoso del encuentro, avasallado por las certeras acometidas impetuosas de las lecturas feministas. Pero hace cien años Veinte poemas de amor y una canción desesperada marcó el comienzo de una época.
 Continúa

Ficción: Schwarz. Versión un poco modificada de un cuento independiente antes incluido en Grosellas.
Fotografía: Seis fotos de Anguiano. Anguiano es el pequeño pueblo de la Rioja Alta en el que en 1913 nació mi padre Evaristo Soto Rueda.
Exploraciones:
Variaciones de los caminos. Una caminata virtual, con fotografías y dibujos añadidos, a través de poemas de Lorca, Zurita y Castellanos.
Las exploraciones cambian o se renuevan cada dos o tres meses.
Oráculo:
cuatro versos al azar. Nada más que eso, pero puede que te diviertan o que te hagan pensar.
Hojas sueltas:
notas diversas dejadas semana a semana en una gaveta.
Cada semana hay una o dos hojas sueltas nuevas.
Semblanzas Musicales:
Nueva. Del tango al jazz: de “El choclo” a “Besos de fuego”.
Las semblanzas musicales cambian de vez en cuando.
Canción:
Fantasía del bosque. Una canción diferente cada tres o cuatro semanas.
Sólo para escuchar un poco de música a mitad de cualquier otra cosa... con un enlace a algún otro texto o artefacto.

La página de Román Soto Feliú     •     Sobre Cosas de la Tangente

    No LinkedIn     No X     No Instagram     No Facebook     No Tracking Cookies     No Ads

    contacto