Grosellas


Guillermo Eaton

Un breve preámbulo a Schwarz

N
icole Gómez Vogel cerró la puerta satisfecha. Esa mañana había dejado que Guillermo Eaton saliera feliz de su casa llevándose, por añadidura, medio saco de espárragos y dos bolsas de alcachofas, pero no sin que antes le hubiera dejado la promesa que en la primavera asistiría al taller que por cuarta vez consecutiva ella estaba planificando para la vuelta de las vacaciones de invierno.

Ese año participaron seis chiquillos de Cuarto de Humanidades: tres mujeres y tres hombres. Después de pedirles que se sentaran en círculo sobre la alfombra mapuche de la sala de estar, Nicole les dio a cada uno un vaso de jugo de naranja, una manzana y un block de hojas cuadriculadas.

Guillermo había llevado copias mimeografiadas de fotos de los grafitis pintados por los estudiantes en las murallas de París y, luego de que hablaron por toda la primera hora y media sobre un verso de Heine en Almansor, sobre Vietnam y Checoeslovaquia, les pidió que eligieran una de las frases como punto de partida para una composición de una página y media que debían llevar terminada el sábado siguiente.

Ramiro eligió Prohibido prohibir.

Temuco, sábado 31 de agosto de 1968.

Schwarz.

Última modificación: 6 de mayo de 2022.



© 2014 - 2022, Román Soto Feliú.
All rights reserved.
Puedes leer el texto y compartirlo con tus amigos o amigas, proporcionándoles un enlace a esta página;
no puedes reproducirlo o cambiarlo de ninguna manera ni usarlo con fines comerciales.