El lector que tengo en mente es menos la especialista en semiótica que la estudiante de literatura o de comunicaciones en general y, en último término, cualquiera interesad@ en el funcionamiento de los textos narrativos, ya sea porque los goza en sus ratos libres o, porque en el desempeño de su particular disciplina, los relatos tienen también un lugar importante. Después de todo, constantemente nos contamos historias los unos a los otros.
Desocupado lector....

Desconozco por qué has llegado hasta esta página... ¿azar? ¿error? ¿porque ya navegabas mi sitio general? ¿porque por casualidad te trajo Google? ¿porque hiciste click sin darte cuenta? ¿porque tienes interés en la narratología y este sitio ya fue indexado por Google? A ratos navegar la www es como abrir un libro cualquiera en una biblioteca o en una librería. Lo que hay aquí, en el Pelusón, son los restos, re-escritos, re-formulados, re-organizados, de un libro que escribí hace ya más de diez años (1997-98) luego de otros tantos de esfuerzos variados, y al que abandoné alrededor del 2000. Hace un par de meses lo redescubrí en un hard drive viejo y arrumbado en el sótano. Estaba buscando otra cosa y di con esto. Y pensé que todavía hay algunas cosas que me interesan:

Me parece divertido seguir jugando con estas ideas, entenderlas a mi modo, y agregar otra más, la idea de diagramación. Entonces: el entramado y la diagramación. Y aquí está de nuevo El Pelusón. Todo junto aunque todavía (y quizá eternamente) en construcción...


Originalmente concebí El Pelusón de la Galería como un libro de texto. También surgió de mi necesidad de explorar los modelos y herramientas conceptuales elaboradas por la narratología con el fin de orientar mi propia práctica crítica en textos narrativos en literatura hispanoamericana. Por una parte, una de mis preocupaciones era buscar los medios que permitieran flexibilizar estos modelos de manera que respondieran en mejor forma a la inmensa variedad de textos narrativos. Por la otra, deseaba continuar explorando categorías mediacionales que permitieran unir una poética abstracta con una crítica e interpretación de textos concretos modulados por diversos acondicionamientos sociales.

Me interesaba escribir un texto que al mismo tiempo de ser riguroso en la exposición de los diferentes problemas teóricos y analíticos, fuera también accesible. Mi lector ideal es una persona que haya leído una buena cantidad de historias y visto un importante número de películas. No tienen que ser necesariamente las mismas que yo he visto o las mismas que cito y/o analizo más o menos extensamente en estas páginas. Basta que tenga la gentileza de aceptar mis ejemplos como estímulos y encontrar su ratificación —o refutación, tanto mejor— en otros de su preferencia.

En lo fundamental, he concebido El pelusón de la galería como un ejercicio compartido que es tanto el resultado de una lectura crítica de textos narrativos como una reflexión para aproximarse a ellos de nuevo con diferentes perspectivas teóricas. Aunque sea ya un lugar común, lo repito: espero haber aprendido con la lectura de Barthes, de Genette o de Eco, pero, por supuesto, espero haber aprendido mucho más acerca del funcionamiento de los relatos con mis lecturas de Borges, Cortázar, Kieslowski, Eltit y Urbina.

Tomado del Salpicón

El sueño de escribir un libro como un rizoma...

Hola visitante. tantas vueltas para llegar hasta aquí... Por eso es que a veces se dice que la web es como un rizoma.

Y sin embargo...

A pesar de nuestros deseos, una página / un libro en la web, por definición, no puede ser un rizoma en el sentido más estricto del término.

Una página es un campo conceptual que necesariamente intruduce un orden jerárquico. Los buscadores, browsers o páginas, (como el menús que está a mi derecha) no hacen otra cosa que traer de vuelta a la red de interconexiones un programa y un itinerario de lectura que, no importa cuán laxo y variable, es siempre preconcebido. No es casualidad que hayas llegado a (comenzado por) esta página y no a otra.

Una página / un libro, sí pueder ser rizomátic@ o, si se prefiere, rizomatoide... La multiplicidad de sus conexiones posibles permite que se asemeje a un rizoma.

Sin embargo, desde el momento en que la página / el libro / el sitio, permite físicamente percibir, elegir o rechazar, tales o cuales enlaces, se evidencia como un objeto generador de sentidos, producto a su vez de los que se encargan de ella / de él.

A lo muy menos, está la oposición entre lo que la página / el libro contiene y lo que dejó afuera.

Aunque la totalidad de la www sí (o de la Biblioteca o de la Enciclopedia) puede que sea un rizoma, las páginas / los libros rizomatoides, son áreas de condensación que jerárquicamente dirigen y estimulan sentidos para hacer que la www / la biblioteca / la enciclopedia, sean comprensibles.

Las páginas / los libros, crean así centros, por más que se los sepa de antemano centros provisorios e... inevitablemente, periféricos.



   back to home.